QUÉ HAGO CUANDO YA NO PUEDO HACER MÁS

3 PASOS QUE PUEDEN AYUDARTE A DESAHACERTE DE TU CARGA MENTAL

Ansiedad, dormir mal, ganas de llorar constantes, emociones a flor de piel, momentos de enfado y rabia injustificados, cansancio físico y mental, pocas o muchas ganas de comer, sentimientos de frustración y desesperanza, deseo de aislarte, sensación de falta de sentido… ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Te has sentido así sobre todo este último año? ¿Te sientes así ahora?

Estos síntomas son un aviso de que estás soportando un nivel de estrés, de manera prolongada e intensa, que biológicamente no estás preparado/a para gestionar. Y esto puede darse en situaciones vitales concretas como: cambiar de trabajo, una ruptura, una enfermedad de un ser querido, o una pandemia mundial.

Las consecuencias que ha traído la pandemia a nivel psicológico han sido muy fuertes, ya que además, no tuvimos tiempo de prepararnos y tuvimos que sacar los recursos que teníamos casi de un día para otro, e intentar gestionar un primer confinamiento, hace ya un año, como buenamente pudimos. Pero aparecieron fantasmas enterrados como ansiedades y miedos, las prioridades cambiaron de orden, las relaciones sociales se redujeron a una pantalla, y las malas noticias no daban tregua. ¿Cómo gestionar a nivel psicológico todos estos cambios? De repente el exterior nos estaba pidiendo más de lo que teníamos para dar. La respuesta es que prácticamente nadie ha salido ileso de este último año.

Por eso quiero darte algunas pautas para gestionar estos síntomas si los estás sufriendo ahora, o si tienes a alguien cercano sufriéndolo:

  1. COMPRENDE a tu síntoma y compréndete a ti. Lo que estás sintiendo y lo que te está pasando son reacciones normales a la exposición de un factor estresante muy intenso. Probablemente han vuelto temas a tu vida que no estaban resueltos y que pensabas que sí y eso te asusta, quizás emociones o situaciones que antes gestionabas bien, ahora ya no sabes cómo hacerlo, o la desesperanza y la desmotivación ya forman parte de tu vida y no sabes cómo salir de ahí. Todo esto es normal, teniendo en cuenta las circunstancias que estás viviendo. Ahora parece todo demasiado grande y pesado pero volverás a tener el control de tu vida. Si estas emociones te están superando al punto de interferir en tu vida normal, pide ayuda.

2. DESCARGA TU MENTE. Haz una lista de todas esas cosas que te están agobiando y agotando tanto. Escríbelas, ponles un nombre, y verás que automáticamente se hacen más pequeñas. Escribir tiene el poder de poner luz y ordenar todo lo que en nuestra cabeza parece enorme y amenazador.

3. ¿ESTÁO NO ESTÁ BAJO TU CONTROL? Una vez escritas, ves una por una y pregúntate «¿está bajo mi control?» Todo lo que es externo a nosotros/as, no está bajo nuestro control, por tanto tratar de cambiarlo es una pérdida de tiempo. Te recomiendo que centres toda tu energía en las cosas que SÍ puedes cambiar, en lo que puedes controlar. Por ejemplo, no puedes hacer que la pandemia desaparezca pero sí puedes crear una rutina en tu día a día que te haga sentir bien. Ves poco a poco, una cosa detrás de otra, tratar de abarcar demasiado siempre te causará más ansiedad y sensación de descontrol.

Y ¡RECUERDA! Si crees que ya no puedes gestionar todo esto solo/a, pide ayuda

Cuéntame si estás pasando por una situación parecida o igual a la que tratamos en este artículo, y te responderé de manera gratuita directamente a tu correo electrónico.